Cáncer de Piel

El cáncer de piel es el más frecuente de los cánceres. Aproximadamente uno de cada tres nuevos cánceres es un cáncer de piel.

¿ Cuáles son las causas del cáncer de piel ?

1ra principal causa del cáncer de piel es la sobreexposición a la luz solar, especialmente cuando ocasiona quemaduras y ampollas.
 
 

La mejor defensa contra el cáncer de piel es evitar el sol.

Otros desencadenantes menos frecuentes son: exposiciones repetidas (médicas o industriales) a rayos x, cicatrices de enfermedades o quemaduras, exposición a algunos derivados del alquitrán y arsénico e historia familiar de cáncer de piel.

¿ Cómo prevenir el cáncer de piel ?

Es primordial la prevención evitando las causas conocidas. Dado que el sol y los rayos ultravioletas son los principales responsables y sus efectos se van acumulando a lo largo de la vida, el método preventivo más efectivo es evitar las camas solares y limitar la exposición solar, no exponerse al sol entre las 11.00 y las 15.00 horas y protegerse del sol utilizando gorros, remeras y utilizando protectores solares con factor de protección de 15 o mayor, aplicándolo media hora antes de la exposición y renovándolo cada dos horas o luego del baño.
 

La detección precoz es el camino más seguro a la curación.

Inspeccionar su cuerpo buscando cualquier cambio en la piel es una rutina fácil de realizar. Las queratosis solares y los distintos tipos de cáncer de piel detallados más abajo pueden detectarse rapidamente. Consulte a su dermatólogo ante cualquier lunar que se modificó o creció, costras o heridas que persisten.

¿ Existen lesiones precancerosas ?

Si, hay que estar alerta principalmente frente a una lesión precancerosa denominada queratosis solar. Es una pequeña mancha descamativa que se observa más frecuentemente en cara y dorso de manos en personas de piel clara con antecedentes de exposición solar significativa. Si no se tratan, algunas de ellas pueden transformarse en cáncer de piel

¿ Cuáles son los tipos más frecuentes de cáncer de piel ?
 

Los tres tipos más frecuentes de cáncer  de piel son :
 

Carcinoma basocelular: es el cáncer de piel más frecuente aparece como una pequeña sobeelevación o una herida que no termina de curar, localizada en cabeza, cara, cuello o dorso de manos. Ocasionalmente puede aparecer en otras partes del cuerpo (tronco) como manchas planas.
El carcinoma basocelular ocurre más frecuentemente en personas de piel, pelo y ojos claros, que no se broncean facilmente.
Este tumor va creciendo lentamente en meses o años, si no se trata puede sangrar, formar una costra y volver a sangrar. Aunque raramente de metastasis (diseminación a otras partes del cuerpo), si no se trata, puede extenderse más allá de la piel al hueso subyacente y causar daño local considerable.
 

Carcinoma espinocelular: puede aparecer como sobreelevaciones o como placas rojas descamativas. Es el segundo tipo de cáncer de piel más frecuente en caucásicos. Clasicamente se localiza en el reborde de la oreja, cara, labios y boca. Se observa raramente en personas de piel oscura. Puede transformarse en grandes masas y a diferencia del carcinoma basocelular puede dar metástasis.
Tanto el carcinoma basocelular como el espinocelular curan en más del 90% de los casos cuando son oportunamente tratados.

Melanoma: es el más agresivo de los cánceres de la piel. El melanoma se origina en los melanocitos, las células de la piel que producen el pigmento protector denominado melanina. La melanina es la responsable del bronceado, actuando como una protección parcial contra el sol. Las células del melanoma generalmente continúan produciendo melanina, por lo que el tumor presenta distintos tonos de marrón o negro. El melanoma tiene tendencia a diseminarse por lo que es esencial su tratamiento precoz.
El melanoma puede aparecer subitamente, sin aviso, pero también puede comenzar sobre un lunar. Por eso es importante que conozcamos la localización y apariencia de nuestros lunares y consultar al dermatólogo ante cualquier cambio. Otros signos de alarma son sangrado, picazón, molestias o dolor, hinchazón, aumento de la consistencia y progresión del color de un lunar a la piel adyacente.

El ABCD del melanoma: controle sus lunares, los siguientes pueden ser signos de alarma. Consulte inmediatamente a su dermatólogo si alguno de sus lunares presenta:
A: asimetría - Una mitad del lunar es diferente de la otra mitad.
B: bordes.- Los bordes son irregulares, difusos o poco definidos.
C: color.- La pigmentación no es uniforme, se observan cambios de color de una zona a otra del lunar.
D: diámetro.- Mayor de 6 mm o cualquier cambio de tamaño de un lunar.
 

¿ Cómo se trata el cáncer de piel ?

En el tratamiento de cualquiera de los cánceres de piel, la detección y extirpación precoz es la mejor defensa. Afortunadamente, los cánceres de piel son relativamente fáciles de detectar y la mayoría puede curarse, incluso el melanoma puede ser tratado exitosamente si se interviene en una etapa precoz.

Autoexamen de la piel

Como dijimos anteriormente, el reconocimiento y tratamiento precoz son fundamentales. Para lograr el reconocimiento temprano de cualquier lesión nueva, es necesario realizar un autoexamen periódico de la piel. Para efectuarla usted sólo necesita una habitación bien iluminada, un espejo de pared y un espejo de mano y proceder de la siguiente forma:
1) Examine el cuerpo de frente y de espaldas al espejo, luego del lado derecho e izquierdo, con los  brazos elevados.
2) Doble los codos y examine atentamente los antebrazos, axilas, brazos y palmas.
3) Luego mire la parte anterior y posterior de muslos, piernas y pies, espacios interdigitales y plantas.
4) Examine la parte posterior de cuello y el cuero cabelludo con la ayuda del espejo de mano.
5) Finalmente controle espalda y glúteos con el espejo de mano.
 


VOLVER